Confederación Nacional de Asociaciones Solidaristas (CONASOL) y el Movimiento Solidarista Costarricense (MSC) informan: Acciones de seguimiento ante la propuesta de SUGEF para la reforma al marco regulatorio y el modelo de supervisión para asociaciones solidaristas

Como corresponde a organizaciones serias, responsables y consideradas referentes nacionales del solidarismo en nuestro país, la CONASOL y el MSC desean informar a sus afiliados y no afiliados, el seguimiento que se le está dando a la propuesta anunciada semanas atrás por SUGEF para reformar el marco regulatorio y el modelo de supervisión para asociaciones solidaristas.

  1. Desde que un medio nacional escrito, publicó un artículo indicando la intención de la SUGEF de introducir cambios al modelo de supervisión, CONASOL y el MSC responsablemente solicitaron audiencia para conocer de primera mano, la posición de dicha entidad de supervisión financiera. Con fechas, 12 de julio y 4 de octubre, del presente año, Raúl Espinoza, Presidente de CONASOL y del MSC, junto con Guido Alberto Monge, Vicepresidente Ejecutivo del MSC, se reunieron con Javier Cascante, Superintendente y Marco Hernández, Director General de Entidades Financieras.

  2. En ambas reuniones, los funcionarios de SUGEF dejaron claro que la institución había llegado a la conclusión de que era necesario hacer una revisión del marco regulatorio y considerar cambios en el modelo de supervisión para las asociaciones solidaristas.

  3. Indicaron que ya contaban con un borrador de propuesta para ser enviado a CONASSIF, y que la cuestión no era si habría cambios, sino que estos se adoptarían por múltiples consideraciones que se venían analizando desde muchos meses atrás.

  4. Ante la inminencia de dichas reformas, Raúl Espinoza, llamó la atención de las autoridades de SUGEF, sobre la naturaleza y particularidades propias de las asociaciones solidaristas y el impacto que esto podría tener en la sostenibilidad de las asociaciones solidaristas, especialmente en aquellas que por su tamaño podrían ser afectas a un mayor grado de control y supervisión.

  5. Tal y como se señaló, en nuestro más reciente comunicado sobre los cambios propuestos, como resultado de la presentación de Marco Hernández, en el recién celebrado Día Nacional del Solidarismo, la SUGEF propone agrupar las entidades financieras en tres niveles de supervisión, de acuerdo principalmente a dos parámetros: el volumen de activos y su relación con el sistema financiero, tanto en créditos como en inversiones.
  6. Nuestro Presidente de Junta Directiva, recalcó la importancia de que esa propuesta fuera llevada a consulta previa con nuestro sector (independientemente de que otras organizaciones solidaristas se hayan o no acercado a conocer de las autoridades de la SUGEF los cambios propuestos) y de que el proceso de implementación fuera gradual.

  7. Otro punto central discutido fue el costo de esta supervisión y su impacto en las finanzas de las asociaciones. En sendas declaraciones a un medio escrito, Raúl Espinoza declaró que una supervisión diferenciada o proporcional por parte de la SUGEF, vendría a mejorar los sistemas de gobierno corporativo y de gestión del riesgo para dar mayor seguridad a los asociados, pero que no está de acuerdo en que el sector asuma el costo administrativo. Señaló que “el proceso tiene que ajustarse. Hay que recordar que las asociaciones no tienen fines de lucro y todo lo que sea costo se tendrá que deducir de los excedentes”.

  8. La CONASOL y el MSC han solicitado a la SUGEF, la definición de una agenda de trabajo claramente establecida, con el fin de participar activamente en el proceso de revisión del contenido de la propuesta antes mencionada, dar el debido seguimiento a su implementación gradual y promover buenas prácticas de gobernanza solidarista. En este sentido, las asociaciones no deben temer al cambio inminente, sino adaptarse o corregir aquellas prácticas que no conduzcan a un sano y transparente ejercicio de los valores y principios solidaristas.

  9. Invitamos a todas las organizaciones del sector, para que, de manera unida, y siempre en ánimo positivo y constructivo, nos integremos para llevar una sola voz a la SUGEF y la CONASSIF en este tema tan relevante para el sector solidarista costarricense.